Saltar al contenido
Camas Montessori

Camas Montessori





Cada niño es único y no todos los métodos de crianza funcionan igual para todos los niños, pero si sigues el método Montessori, una habitación Montessori es una apuesta segura.

Los beneficios de una habitación de estilo Montessori, con una cama Montessori es un bien para tu hijo a corto y a largo plazo. Paso a paso verás cómo adquiere autonomía y confianza en sus capacidades y se anima a descubrir y aprender cada vez más cosas acerca de su entorno.

Ayuda a tu hijo a ayudarse a sí mismo.


¿Qué es una cama Montessori?

Según la filosofía de la Dra. Maria Montessori, la educación debe estar 100% centrada en el niño.

Y la educación se extiende a todos los rincones de la casa. En el dormitorio, también. Se trata de usar la mentalidad Montessori para crear espacios donde tu hijo pueda desenvolverse de forma independiente y con seguridad.

¿Y cuál es el elemento principal en un dormitorio? ¿En la habitación de tu hijo?

Exacto: la cama.

Y para que tu hijo pueda explorar a su aire y de forma seguro, debe cumplir unos requisitos.


¿Qué tiene de especial una una cama Montessori?

Lo más destacado de una cama Montessori es que está pensada para que los niños sean independientes en su día a día.

Para los padres, sobre todo si son primerizos, no es fácil asimilar que su pequeño (de poco más de un año) duerma en una cama al nivel del suelo . Qué barbaridad, ni que fuera un perro. Pensarán algunos.

Pero en realidad se trata de hacer un favor a tu hijo y darle la oportunidad de crecer con libertad.

Piénsalo, la mayoría de niños duermen en cunas (entre barrotes) hasta los 3 años. Tres maravillosos años desaprovechados para poder obtener una autonomía que los lleva a ser niños más curiosos, seguros de sí mismos y con unas enormes ganas de descubrir el mundo.

Que tiene de especial una una cama Montessori

Un miedo muy frecuente que tiene los padres a la hora de hacer la transición de la cuna a la cama es que su hijo rompa el patrón de sueño adquirido y regresen las noches de insomnio y de levantarse mil veces.

Pero con una cama Montessori no sucede.

En primer lugar, porque la cama, al estar pensada y diseñada para bebés y niños, puede usarse desde edades muy tempranas (y el niño ya no echa en falta la cuna). O bien usarse directamente sin haber pasado por una cuna.

Y en segundo lugar, porque el niño al poder entrar y salir de su cama de forma independiente, no se siente atrapado y eso le quita ansiedad. Sabe que en cualquier momento puede levantarse e ir a la habitación de sus papis; eso le da una sensación de control y seguridad que evita miedos y/o rabietas.

Nota: al contrario de lo que se pueda pesar, una cama sin barrotes no se convierte en un descontrol en el que el niño puede campar a sus anchas durante la noche.




Las camas Montessori más vendidas


5 razones por las que deberías comprar una cama estilo Montessori

¿Quieres saber 5  razones poderosas para comprar una cama Montessori para la habitación de tu peque?

1. Enseñas a tu hijo a tomar responsabilidad e independencia

Ya sabes que el objetivo del método Montessori es conseguir la independencia de los niños, desarrollar todos sus capacidades y mejorar sus habilidades psico-motoras a través de la exploración.

¿Cuándo?

Pues a partir de su nacimiento. Por eso este método aboga por crear espacios en los que los niños puedan ser autónomos. La habitación es uno de esos espacios. Y en particular la cama; tu hijo debe poder usarla por su cuenta desde una edad muy temprana.

Él debe decidir cuándo entra en la cama o cuándo sale de ella. O lo que es lo mismo, debe poder decidir cuándo necesita descansar, sin que sea una obligación.

Eso no quiere decir que no debas instaurar una rutina de sueño nocturna.

Lo que quiere decir es que la cama debe ser accesible y permitir a tu hijo echarse si le entra sueño durante la mañana o la tarde. O irse a dormir solito, si lo desea, por la noche. 

Ensenas a tu hijo a tomar responsabilidad e independencia 2

Es por esa razón que las camas Montessori se encuentran a nivel del suelo y totalmente accesible (sin barreras). De esta forma, los bebés pueden  gatear hasta ella y los niños que ya andan tumbarse sin la ayuda o el permiso de un adulto y echar una cabezadita cuando sienten que lo necesitan (no cuando su papá o mamá creen que lo necesita).

Esa libertad que da el método Montessori les hace libres, les enseña a desenvolverse de forma autónoma y les sube la auto estima.


2. Eliminas la transición de la cuna a la cama

No siempre sucede, pero algunos niños se resisten a abandonar la cuna (o el co-lecho) y pasar a su cama (para ellos es enorme y solitaria). Sienten que no están en su ambiente y, hasta que se acostumbran al cambio, para los padres puede ser un suplicio.

Gritos, lloros y 50 visitas a la habitación porque el niño no puede dormir. 

Con la cama Montessori la transición es mucho más natural y simple que con una cama convencional. Al estar al nivel del suelo, y sin barreras que impidan al niño salir de la cama por sus propios medios, proporciona tranquilidad; el niño siente que no es su cuna, pero no está atrapado dentro de una cama. (¡socorro!)

A nivel psicológico la diferencia es sustancial y por eso la transición es suave, agradable y corta; eliminas el trauma que puede suponer para tu peque de pasar de la cuna o el co-lecho (un espacio recogido y conocido) a una cama convencional (grande y desconocida) de la que, además,  no puede salir debido a las protecciones de seguridad para que no caiga.

Eliminas la transicion de la cuna a la cama

Pero hay otro dato que debería animarte a comprar una cama Montessori: ahorras dinero.

¿Por qué? Porque no hace falta que gastes en cunas para después tener que gastar un dineral en una cama al uso.

Normalmente, cuando tienes un bebé, usas un moisés durante un periodo muy corto. Después tienes que pasarlo a una cuna más grande. Y cuando finalmente lo pasas a una cama (otro gasto)  tienes que seguir gastando dinero en dispositivos de seguridad para evitar caídas.

Con la filosofía Montessori solo inviertes una vez: en una cama a nivel del suelo. Sin pensar en medidas anti-caídas ni cambios de mobiliario a corto plazo.

¿Ves las ventajas?





3. Conviertes la habitación de tu hijo en un espacio de fantasía y creatividad

Las camas Montessori son una monada.

La mayoría de ellas tienen forma de casa o tipi y decorando la habitación de tu peque con estilo Montessori, permites que la cama se convierta en un espacio agradable para dormir además de un rincón de actividades y juego.

Conviertes la habitacion de tu hijo en un espacio de fantasia y creatividad

La cama Montessori es  accesible para tu hijo, y este la usa como rincón de lectura o zona espacio de recreo, para saltar o hacer volteretas sin peligro de hacerse daño si cae al suelo.

Pero es que a todo ello hay que sumar que, la forma de tipi o de casita, da mucho juego a la hora de decorar, pudiéndola convertir en un elemento de cuento para conseguir que irse a dormir sea toda una aventura para tu peque; hay muchos padres que comentan que desde que compraron una cama estilo Montessori para sus hijos, la hora de irse a dormir ya no ha sido más un problema. 

¿A qué esperas para tener la tuya?


4. Te hace la vida más fácil.

Déjame que te cuente qué suele suceder: tu hijo se despierta, te levantas medio dormida y, cuando llegas a la habitación, ves que ha tenido una pesadilla. No puedes dejarlo solo y regresar a tu cuarto. Sería cruel. Pero tampoco puedes meterte dentro de la cuna.

Con una cama Montessori todo cambia (a mejor).

En primer lugar porque tu peque puede levantarse e ir solito hasta tu cama y acurrucarse a tu lado sin que tú tengas que despertarte o levantarte.

Y en segundo lugar, porque puedes acostarte a su lado (en la cama Montessori) y hacerle compañía hasta que recupere el sueño; sin el peligro de que tú te termines en el suelo (porque ya estás a nivel del suelo) si tu hijo es de los que no para de moverse y quitarte espacio

Este es uno de muchos ejemplo acerca de las ventajas de contar con una cama Montessori. Pero hay muchos más…

Imagina lo cómoda que es una cama estilo Montessori a la hora de recostarte junto a tu hijo para contarle cuentos antes de dormir.

la cama Montessori Te hace la vida mas facil

Lo cierto es que si optas por este tipo de cama das la oportunidad a tu hijo de ser independiente, te facilita el trabajo como madre (o padre) y te ayuda a dormir más (porque tu peque no tiene la necesidad de despertarte ante cualquier eventualidad).


5. Te anima a decorar con el estilo Montessori

Este punto lo he dejado para el final porque debo advertirte de algo importante: cuando pones la cama Montessori en la habitación de tu hijo, es casi imposible que no sigas implementando la filosofía Montessori y añadiendo más muebles Montessori.

¿La razón? No tiene sentido que tu peque pueda usar una cama a su altura (y tamaño) y después no pueda alcanzar los peluches de los estantes o acceder al armario para ponerse el pijama.

decorar con el estilo Montessori

Una vez has probado las maravillas de la cama Montessori, de forma natural, dejas la estética a un lado (o no) y creas un espacio amigable para tu hijo, esforzándote para hacerlo a su medida: cuelgas los dibujos que crea a su altura, montas estanterías bajas, colocas cestas con juguetes a su alcance…

Simplicidad y comodidad para que tu peque explore de forma independiente su entorno. Como decía un anuncio de patatas fritas, con el método Montessori «cuando haces pop, ya no hay stop».

Y no es para menos. El mayor placer para un padre es ver cómo su hijo crece y desarrolla todo su potencial.





Descubre las mejores camas Montessori para tu peque

Te anima a decorar con el estilo Montessori

Como ves, las camas Montessori son una maravilla. Y si tuviéramos que encontrarles pegas, solo habría una: que muchos padres desconocen sus beneficios o existencia.

He preparado una selección con las mejores camas Montessori en forma de casa y de tipi para que encuentres la que se adapta más a tu peque, a tus gustos y necesidades 😉

 

Última actualización el 2021-04-22 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados